Claves y trucos para hacer un emailing atractivo

Ya he hablado de lo interesante que es el  email marketing para cualquier negocio. En el tintero se quedaron una serie de claves, trucos,… llámalos X para hacerlo interesante. Hoy me gustaría compartirlos contigo para intentar ayudarte a crear un emailing atractivo e interesante para tus clientes.

Un título atractivo = éxito asegurado

  Aunque nos cueste reconocerlo, admitámoslo: el físico crea la primera impresión de una persona. Luego es momento de conocer a ésta y puede que no nos aparezca tanatractiva/o como creíamos. Con el emailing nos ocurre lo mismo. Un asunto atractivo nos hará clicar en él.

Algunos trucos y consejos para crear un emailing atractivo y útil.

Evita los asuntos largos. Internet nos ha hecho (aun más) vagos. En muchas ocasiones, leemos las cosas por encima, haciendo caso al asunto, negritas del cuerpo de texto, etc. Hay quien ha marcado entre 6 y 10 el número de palabras ideales para un asunto. Busca una frase corta que invite a seguir leyendo el mail. Evita un asunto con 3 o 4 ofertas. Si acaso, resalta una que realmente sea interesante. Haz pensar al usuario, evita el Beba Coca-Cola, el mensaje directo. Que quiera saber más de lo que se cuece en el cuerpo del mensaje.

Mejor no te enrolles

Un mail no es una Biblia o guía telefónica. Evita los párrafos y la información densa. recuerda que una imagen vale más que mil palabras. Evita que el destinatario pase de ti nada más abrirlo. Como todo el marketing, esto se parece al ligoteo. Ya has conseguido la atención de la otra persona, ¿Realmente le vas a aburrir contándole tu formación académica? olvídalo.

Piensa en ellos, no en ti

Sigamos con la metáfora del cortejo. ¿Qué pensarías de la otra persona si sólo hablase de si mismo/a? Está bien saber que tiene un buen trabajo, que es amante del deporte y que le encantan los animales, pero tú también quieres hablar y sobre todo, quieres sentir que interesas a la otra persona. Si la cosa es un monólogo en el que deja claro que sólo piensa en él, las cosas se van a pique. Con un email ocurre tres cuartos de lo mismo. Está bien que hables de ti, pero ante todo, hazle ver que te interesa, que es alguien importante. Ofrécele promociones u ofertas exclusivas por escucharte, o demuestra de alguna forma que te importa.  Esto no tiene que ser algo enorme. Los pequeños detalles son los que ganan. No esperan un Ferrari de regalo, tampoco te agobies. Y no te olvides de la personalización. Conoces su nombre, su edad, un buen puñado de datos que te servirán para poder ofrecer un emailing más cálido y cercano.

También es básico en un emailing…

  • Al hilo de lo que comentaba antes, ten en cuenta la creación de cupones promocionales o de descuento. Mi experiencia en ambos frentes me dice que son interesantes.
  • Envía mailings, pero tampoco te pases. Si sobre-expones a un cliente a muchos envíos puede que el resultado final sea bastante negativo.
  • Piensa en la cantidad de dispositivos en los que un usuario ve el correo. Piensa en un diseño reponsive o adaptable. Que sea fácil de leer desde su portatil o smartphone.
  • Está bien mantener una misma base, pero haz lo posible para que tus emails no sean idénticos.
Foto: Rupert Ganzer (Flickr)
 

Escribe un Comentario

Su correo nunca será publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

Compártelo en